E-Commerce en tiempos de crisis


El comercio electrónico o también conocido como E-commerce es un término que se lo ha escuchado desde hace ya varias décadas atrás y era una buena opción para integrar a las ventas tradicionales de las organizaciones e individuos en general, pero con el paso del tiempo y en un mundo globalizado y con cambios digitales, el E-commerce ha ingresado como una tendencia importante y es así como se ha venido comportando. ¿Pero qué gran impacto o que tan importante es esta tendencia en coyunturas actuales?

Pues en efecto, la importancia y el impacto es muy alto, ya que el confinamiento y el posterior distanciamiento social ha hecho que el comportamiento de compra cambie de manera abrupta y se aceleren los hábitos de compra on line, logrando identificar muchos nuevos compradores en plataformas de comercio electrónico que han visto una salida para reabastecerse de alimentos, insumos médicos, entre otros, mitigando el riesgo de contagio para cada uno de ellos y sus familias.

Datos de investigaciones realizadas por parte del Observatorio de Comercio Electrónico de la Universidad Espíritu Santo – UEES, estimaban que para el 2023 a nivel mundial el E-commerce iba a representar el 21% de las compras, pero actualmente se estima que para el 2022 represente el 30%, dejando claro de nuevo el gran impacto que tuvo en esta tendencia con el covid 19. Así mismo, la investigación muestra comportamientos de compra a nivel de Ecuador, donde indica que los usuarios antes de realizar las compras tienden a obtener información en canales preferidos como mail y redes sociales, mostrando cada vez menos la intención de visitar una tienda física. Ya con la información durante la adquisición, el 71% de las compras de servicios, el 70% de bienes personales, el 65% de entretenimiento se compran por medios digitales; mientras que los factores importantes que incentivan la compra están en un 54% en promociones y descuentos, 36% precios bajos, dejando de lado los planes de fidelización con apenas un 6%.

Al igual que antes y durante, después de las compras también se han visto comportamientos en cuanto a la valoración de la experiencia, donde la comodidad, el ahorro de esfuerzo y tiempo, ofertas disponibles y rapidez, son las que prevalecen en el diagnóstico de los compradores.

Bajo todo ese contexto, el implementar una tienda en línea se vuelve un tema crucial para existir y sobrevivir en la actualidad, pero se deben tomar aspectos importantes o recomendaciones para que dicha implementación sea exitosa y se los puede visualizar a continuación divididos en tres grupos:



Front (Lo visible) Experiencia del Usuario

Generar Demanda. Automatización del Marketing.
Redes Sociales.

Promociones y Precios. Fotografías y Contenido.

Manejo de Productos y Canales.






Back (Lo no visible) Procesos y Tecnología

Data Analytic. Propuesta de Valor. Procesos claros. Personal Capacitado.

Integraciones con Pasarelas de Pago.





Operative (La operación) Logística

Politicas de entrega.
Servicio al Cliente.

Comunicación (Omnicanalidad)






Todos los aspectos anteriores sumados a una buena plataforma que brinde flexibilidad, adaptación al mercado, disponibilidad, rendimiento homogéneo, actualización de versiones, soporte oportuno e integración con complementos como ERP, CRM, logística, entre otros, engloban factores de éxito para que el E-commerce sea la mejor opción, no solo para la coyuntura actual, sino para la permanencia en esta era digital.

¿Qué es un ERP y cuál es su función en las empresas?